Barranquilla, ¿ante la amenaza de nuevos arroyos?