Barranquilla vivió un día entre marimondas, congos y garabatos