Caleños pasan malos ratos por sequía, deudas y trancones. Por violencia, Iglesia pide tolerancia. – Cali – Colombia

Caleños pasan malos ratos por sequía, deudas y trancones. Por violencia, Iglesia pide tolerancia. – Cali – Colombia


Cali lleva arrastrando no solo una cruz y cada una está en un largo Vía Crucis, que parece no encontrar su final.

Una de esas cruces es la de los cortes de agua como ayer, que las plantas Río Cauca y Puerto Mallarino, que abastecen al 75 por ciento de los usuarios de las Empresas Municipales de Cali (Emcali), pararon su operación.

Los dos reservorios, con unos 180.000 metros cúbicos, dieron cobertura por unas horas pero el desabastecimiento y bajas presiones tocaron a 1,5 millones de habitantes. Todo por la turbiedad del río Cauca, principal fuente de abastecimiento local. Cuando llueve, aumentan las cargas contaminantes por el llamado Canal 
Sur mientras que los ríos Palo y Desbaratado, en el norte del Cauca, suben de caudal y arrastran residuos de deforestación y minería que asfixian al río Cauca.
Según Emcali, la ciudad está en una encrucijada. Cada vez que llueve, el río Cauca se afecta.

Pero si no llueve, Cali también se afecta porque las otras plantas de los ríos Meléndez, Cali y del río Pance empiezan a quedarse sin el líquido para la red alta y el centro.

Este miércoles volvió el debate y concejales, así como investigadores del Instituto Cinara y la Asociación Colombiana de Ingeniería Sanitaria y Ambiental (Acodal) señalan la necesidad de acelerar otras alternativas. Jorge Vélez, del Sindicato de Emcali, cuestiona que no hay una salida, pese a millonarios estudios de prefactibilidad y factibilidad en propuestas como captar agua del embalse de Salvajina o construir un embalse entre Felidia y Pichindé para 16 millones de metros cúbicos del río Cali. Es por ello que, por ahora, Empresas Municipales avanza en la idea de filtrar el lecho del río Cauca, propuesta de Cinara.

Los caleños también sufren por la violencia. El arzobispo de Cali, monseñor Darío de Jesús Monsalve, pide tolerancia para evitar las riñas y otros casos asociados a los ajustes de l narcotráfico.

El alcalde Maurice Armitage impulsa procesos para abrir oportunidades a los niños y jóvenes, además de pedir que se ayude a reducir la desigualdad social.

El intento por ocupación ilegal por unas 800 personas, en el cerro La Bandera, es otro ‘calvario’ que disparó las alarmas. Fue así que se conformó un grupo de reacción inmediata para prevenir más invasiones.

El intento por ocupación ilegal por unas 800 personas, en el cerro La Bandera, es otro ‘calvario’

Otro ‘calvario’ es el ruido en las comunas 2, 3, 4, 8, 10, 17, 19 y 22. En 2017 hubo más de 850 quejas.

Los cobros por megaobras causan sus dolores de cabeza.

Los robos de teléfono celulares en Cali van en aumento.

Los robos de teléfono celulares en Cali van en aumento.

Foto:

Juan B. Díaz. EL TIEMPO

Cali, crucificada por los robos

Aunque el alcalde Maurice Armitage y la Policía señalan que la ofensiva contra los delitos se mantiene, para seguir bajando los homicidios, la ciudad sigue siendo víctima de la violación del séptimo mandamiento: No robarás. En enero pasado hubo 1.160 robos a personas frente a 1.036 de enero del 2016, (‘Cali Cómo Vamos’), es decir, 37 hurtos a diario.
El año pasado, el Observatorio Social reportó entre enero al 10 de diciembre, 13.190 robos a personas frente a 9.693 en 2016 (aumento del 36 %); 7.512 robos de celulares frente a 4.677 del mismo lapso del 2016 (61 % de más) y 1.080 robos en comercio frente a 919 del 2016. Pero el Observatorio Social indica que en el 2017 se reportaron 1.414 robos de carros frente a 1.542 del 2016. En el 2016, 2.796 hurtos de motos y en 2017, la cifra bajó a 2.123, una reducción del 24 por ciento.

Los trancones se han vuelto 'pan de cada día'.

Los trancones se han vuelto ‘pan de cada día’.

Foto:

Juan Pablo Bustamante. EL TIEMPO

El calvario de movilizarse en la ciudad

El parque automotor sigue creciendo. Hay 671.436 vehículos motorizados y 218.000 motos por los 2.684 kilómetros de vías. Los desplazamientos tardan entre 21 y 40 minutos, en promedio. Los sitios de más congestión son el centro y el sur. En este último, la Alcaldía y las universidades pactaron el carro compartido, y el pico y placa todo el día en estos centros de estudio.

Se espera el refuerzo del MIO (de 975 vehículos, 783 circularon en 2017, según el Dane), aunque dos de los cuatro operadores, Blanco y Negro Masivo S.A. y ETM, se acogieron a la salvación de Metrocali, con directrices como que el manejo de 424 nuevos buses se otorgue al contratista que gane la licitación en este año. La veedora y abogada Luz Betty de Borrero dice que hay más de un interrogante y que no hay claridad sobre dicho salvamento.

Los escombros, otro de los 'pecados' en Cali.

Los escombros, otro de los ‘pecados’ en Cali.

Foto:

Juan B. Díaz. EL TIEMPO

El monte de los escombros

Se quedaron en el papel del Plan de Ordenamiento Territorial (POT), en el 2014, las opciones del sitio de disposición final de escombros en Cali y las estaciones de transferencia de estos residuos de la construcción y la demolición.

Para el sitio final aparecen el cerro Manresa Rocales y las canteras Piamonte, Chipichape, y Adecuaciones y Agregados, como las viables. Pero la ciudad no decide dónde depositar de manera permitida los 2.500 metros cúbicos diarios, pues los está llevando a Puerto Tejada (Cauca) y aumentan las escombreras ilegales.

Por ahora, la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos Municipales (UAESPM) del municipio aún no anuncia una salida para evitar que la escombrera de la carrera 50 siga siendo colmatada, pese a que fue cerrada hace año y medio. Se esperaba que fuera un parque.

CALI



Source link

Share this post