Cali, en un encierro que deja lecciones y retos a sus habitantes