Crece angustia por la suerte de los mineros atrapados en Caldas