El amor a su hijo le permite a Belinda García aferrarse a la vida