El concurso de fotografía que rompió la monotonía de la cuarentena