El ‘golpe de opinión’ que decepcionó a Colombia