El impresionante antes y después de Providencia tras el paso de Iota