El infierno que viven Corinto y el norte de Cauca, tras el carro bomba