El vértigo y la adrenalina del enduro se tomó Manizales