Galapa, el pueblo que sigue tallando su historia en madera