Iglesia católica y ciudadanos despidieron a monseñor Castrillón