Iota se mantiene en categoría 4, pero toma cada vez más fuerza