La batalla por los millones que deja el castillo de San Felipe