La cruda realidad que viven las niñas en medio del confinamiento