La fiesta de locura en Cartagena que acabó con mi carrera actoral