La millonaria obra que hoy se la carcome el abandono en Barranquilla