La Secreta, de lo amargo de la guerra a lo dulce de la miel