Las caóticas horas antes del toque de queda en Medellín