Les prometieron oro y terminaron robándoles más de $ 5.000 millones