Llegaron a Quito los cuerpos de los tres ecuatorianos asesinados