Llegó a Cartagena la llama de los XXIII Juegos Centroamericanos