Los pagarés que enredan al capturado alcalde de Armenia