Me cayó una palmera cuando me bronceaba en San Andrés y así sobreviví