Un caótico Medellín antes del toque de queda de fin de año